Cambiar el Resbalón o Picaporte de una puerta.

Cambiar el resbalón o picaporte de la manilla de una puerta es un proceso que generalmente implica desmontar la manilla existente y reemplazar el resbalón o picaporte por uno nuevo. Aquí hay una guía general sobre cómo hacerlo, pero ten en cuenta que los pasos exactos pueden variar según el tipo de manilla y resbalón o picaporte que tengas. Asegúrate de seguir las instrucciones específicas del fabricante si están disponibles.

Materiales necesarios:

  1. Destornillador de estrella.
  2. Nuevo resbalón o picaporte o conjunto de manilla con resbalón

Pasos:

  1. Retira la manilla existente:
    • Busca los tornillos que sujetan la manilla. Suelen estar en la placa de la manilla.
    • Usa el destornillador para aflojar y quitar estos tornillos.
    • Desmonta cuidadosamente las piezas de la manilla, es importante desmontarla por ambos lados, ya que el eje del cuadradillo sujeta el picaporte interno.
  2. Retira el resbalón o picaporte antiguo:
  3. Instala el nuevo resbalón:
    • Coloca el nuevo resbalón o picaporte en la cerradura y asegúralo volviendo a atornillar la base.
    • Asegúrate de que esté alineado con el agujero de cierre (en el marco de la puerta) correctamente para evitar problemas de funcionamiento.
  4. Monta la nueva manilla:
    • Si has comprado un conjunto de manilla nuevo que incluye el resbalón o picaporte, monta la manilla según las instrucciones del fabricante.
    • Asegura la manilla volviendo a introducir el eje del cuadradillo y fija ambas partes con los tornillos proporcionados.
  5. Prueba la manilla:
    • Asegúrate de que la manilla y el resbalón o picaporte funcionen correctamente.
    • Prueba abrir y cerrar la puerta para asegurarte de que todo esté instalado correctamente.
  6. Ajusta si es necesario:
    • Si la manilla está suelta o el resbalón no encaja adecuadamente, ajusta los tornillos según sea necesario.
    • Asegúrate de que todas las piezas estén bien apretadas y seguras.

Recuerda que esta es una guía general y puede haber variaciones según el tipo de resbalón o picaporte  y manilla que tengas. Si tienes dudas o encuentras dificultades, considera consultar el manual del fabricante o buscar asesoramiento profesional con un carpintero.